El Profesor Bacterio

Mi nombre real no importa demasiado. Mi apodo, el Profesor Bacterio, es un poco una mezcla de cosas. Por un lado es un pequeño homenaje a uno de los mejores científicos españoles, Ramón y Cajal, el cual firmaba algunos artículos bajo el pseudónimo de Dr. Bacteria. La otra razón es otro homenaje, en esta ocasión al famoso Profesor Bacterio de los cómics Mortadelo y Filemón, que tanto buenos ratos me hacen pasar, aun hoy en día.

Nací en España, en el Sur. A muy temprana edad, y al igual que todos los niños, descubrí la ciencia, o en lo que esos momentos algunos llaman curiosidad. Abría todos mis juguetes, y experimentaba con todos los animales y cosas que pasaban por mis manos para desesperación de mis padres. Algunas personas piensan, entre las cuales yo me incluyo, que un científico no es nada más una persona mayor que no ha perdido esa curiosidad que tienen los niños.

Mi amor por la ciencia me la enseño mi padre. Un “científico”, pero a su manera. Me abrió las puertas de la ciencia, mostrándome las maravillas de la naturaleza. Esas mismas maravillas, y su amor por ellas, fueron las que en realidad marcaron mi vida, y lo que sería mi futura carrera sin yo darme cuenta. Aunque en un primer momento, la zoología y la ecología fueron las primeras en entrar en mi vida gracias a mi padre, fue más tarde los aspectos más internos, más escondidos, los que en realidad me interesaron. Aunque mi padre ya nos dejo hace unos años, no hay día que pase que no piense lo que me gustaría poder tenerlo en el laboratorio, explicándole con detalle como va el trabajo.

Mi paso por los estudios primarios fueron sin pena ni gloria. La vida explotaba a mí alrededor, y yo me la perdía dentro de la escuela. Nunca me preocupe demasiado en estudiar, ni en fijar mi atención en los libros, hasta no llegar a los estudios secundarios. Por primera vez entraba en contacto con la química, la física, la biología, ….. Ahora, ahora si había encontrado lo que buscaba.

En el momento de acudir a la universidad, tenía más o menos claro que quería estudiar. Bioquímica. Si, con la bioquímica encontraba explicación a muchas de mis preguntas. Disfrutaba, lo pasaba en grande con lo que aprendía de ella. Eso me llevo a cursar la carrera sin ningún problema, y ha encontrar mi verdadera vocación. La investigación básica, o en otras palabras, el laboratorio.

Al terminar la universidad rápidamente comencé mi doctorado. Dentro de todas las áreas de investigación posibles, siempre me intereso la Biomedicina, y en especial la Inmunología. Nuestro cuerpo, tras años de evolución, es una verdadera máquina de relojería, donde todos los procesos están controlados. El conocer todos esos procesos que ocurren en nuestro interior, es como leer la más fantástica de las novelas. No lo puedes dejar.

Una vez terminado mi Doctorado, preparé mi maleta. En ciencia es completamente necesario salir de tu país, de tu laboratorio, y conocer otras áreas, otras formas de ver el trabajo del laboratorio, y al mismo tiempo, aprender idiomas y culturas. Eso te da una visión de la vida y de tu trabajo mucho más amplia.

He pasado por varias Universidades y Centros de investigación de varios paises. En todos ellos he aprendido mucho y he conocido gente fabulosa. No hubiera cambiado está experiencia por nada en el mundo, pero ya a ha llegado la hora de volver a casa. Espero que todo marche bien, y que pronto pueda continuar con mi trabajo, pero esta vez rodeado de los míos, de mi familia.

En este blog lo único que intento es de alguna u otra forma acerca la ciencia, ese mundo que a mi me apasiona, a todos aquellos que estén interesados. Es labor del científico, no solo investigar y llevar a cabo nuevos descubrimientos, también ayudar de alguna u otra manera a divulgar la ciencia, para que cada día esté más cercana a la gente, y de esa manera se rompan muchos de los mitos y de las ideas erroneas que sobre este mundo se tienen.

Muchas gracias por visitar este laboratorio, y recuerda:

Déjate llevar por el niño que fuiste. Todos fuimos en ese tiempo unos maravillosos científicos.

2 Responses to El Profesor Bacterio

  1. que bueno, hace tiempo que buscaba algo como esto, gracias

  2. Shirely Makara says:

    Tu web es muy provechoso. Gracias por publicar tus ideas. Son bien unicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>